El portal sur de Corrientes.

El portal sur de Corrientes.

POR JORGE LÓPEZ BASAVILBASO

Continúo, de alguna forma, con los artículos presentados en El Andarríos y El Veril para sus lectores que, según estadísticas que poseo de Google Analitics, pertenecen en el siguiente orden de porcentaje a España, Chile, Argentina, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, Alemania, República Checa, Portugal y Noruega.

En dichos artículos intenté mostrar la pesca de Dorados especialmente, desarrollándola mayormente en el Río Paraná sin dejar de lado otros cursos de agua en los que se halla este magnífico pez y otros peces que son atractivos para quienes practicamos esta pasión.

Vuelvo en esta oportunidad a la zona sur de la provincia de Corrientes, en un artículo diferente a los presentados habitualmente, desde un lodge que tiene muy buen servicio y excelentes guías. Trataré algo complementario sobre lo relacionado con diferentes técnicas de pesca, con más de dorados y otros peces y llevando imágenes de un codiciado pez como es el Surubí en su variedad atigrado y la más conocida de ellas que es el pintado.

El portal sur de Corrientes.

Podemos afirmar que la cantidad de especies pescables en el Paraná y efluentes es muy grande. Por cuestiones de espacio no entraré en esos detalles en el presente artículo, puede que en otros. Lo menciono para que los lectores que accedan a estos sureños pagos del mundo sepan que no están limitados solamente a los principales.

Dos días climatológicamente hablando y con resultados contrapuestos, por decirlo de alguna forma, nos demostraron que la pesca tiene infinitas variantes en múltiples cosas y también en sus resultados. La adaptación a las circunstancias es fundamental.

El portal sur de Corrientes.

Estos días son un claro ejemplo. El pescador de cierta experiencia cuando llega al río y ve su estado, la temperatura y todo lo que tiene que ver con el clima y otros factores supone poder hacer una determinada pesca y estima tener, según el caso, resultados escasos, normales o buenos y por qué no excelentes.

El primer día, con sol y una temperatura cercana a los 28 o 30 grados (muy adecuado para el dorado) parecía ser casi óptimo para los mejores resultados. Un río bajo, con supuestamente peces concentrados, solo con la molestia de eolo para la práctica de spinning, baicast y pesca con mosca por la dificultad para poner el artificial exactamente donde uno lo desea.

El Paraná en Esquina

Esquina tiene una gran ventaja: en días de mucho viento el inmenso Paraná se torna peligroso pero desde Esquina se puede navegar con seguridad por los ríos interiores,  y si bien poco tiempo de ese día pudimos pescarlo en partes, luego debimos ingresar a los ríos interiores que ofrecen protección. Comenzamos con un par de dorados en el gran río y alguna pieza de variada en las correderas. Anclados o atados a un árbol orillero se lanza con reeles rotativos (pueden usarse frontales pero éstos son más débiles en su sistema de engranajes). En la terminación del nailon o multifilamento se pasa un plomo corredizo que suele ser de entre 10 y 40 gramos, según la corriente, se ata un leader de acero que lleva un esmerillón donde el plomo hace tope en un extremo y del otro lado va un anzuelo que puede ser medida 8/0 o 9/0 formato garra de águila. Es fundamental que su punta sea penetrante. Mejor con filo quirúrgico.

El portal sur de Corrientes.

En la antedicha forma, lanzando hacia la corriente y dejando llevar controladamente en el flujo de agua y dando línea que poco a poco o rápidamente se va alejando de la embarcación, suelen tenerse los violentos piques del dorado.

Los surubíes son más tímidos en su arranque pero tienen una potencia inusitada a medida que toman  velocidad  y en diferentes acciones también suelen tomar el ofrecimiento otros peces.

El primer día de pesca.

Pescamos asimismo haciendo lances contra las barrancas (pesca al golpe) donde la costa en sectores se parece a un pequeño acantilado que posee árboles y ramas caídas sobre el río. Esos son sitios ideales para el acecho del dorado hacia especies menores que pierden su control en la aceleración de aguas que produce el obstáculo.

Otra forma con carnada es la pesca a la deriva donde se deja llegar la línea al fondo y ésta va rozando el mismo. Podemos tener una llevada que aleje la línea sintiendo la tensión, dando tiempo para que el pez engulla y recién trabamos y efectuamos la clavada. Esto es típico del dorado. El surubí a veces pica de la misma forma, otras en sentido contrario, perdemos tensión, la línea se acerca a la embarcación y debemos ser muy rápidos recogiendo aceleradamente con el reel y al llegar a tener tensión clavar decididamente.

El portal sur de Corrientes.

Los surubíes

Salimos del Paraná por el viento y practicamos esa pesca, algo de mosca, spinning, baicast y en los pozos practicamos el trolling con señuelos de profundidad. En esta última modalidad conseguimos el primer surubí del día, un atigrado o rayado. Menos frecuente que el pintado, de tamaños que no llegan a ser tan importantes pero con la característica que a mismo tamaño con el pintado lo duplica en fuerza y pelea. Algún surubí pintado pequeño, palometas y no mucho más. Menos de lo esperado de acuerdo a lo explicado.

 El portal sur de Corrientes.

Respecto al atigrado debo decir que fue bastante complicado reducirlo, pues tras el pique se rompió un remache del reel y luego el otro, los que permiten su sujeción al porta reel, debiendo sincronizar entre Ariel y Bruno la forma para no perderle. Ariel a cargo del reel acompañando la dirección de la caña que controlaba el pescador.

Respecto al surubí en general, cabe aclarar, que además de pescarlo con carnada y señuelos, en ocasiones, que son escasas se lo puede hacer con mosca. Pero atención: esto no es nada fácil pues el surubí habita las profundidades y con mosca no es sencillo llegar, además reacciona mas por las vibraciones que por la vista y ésta en profundidades mengua porque además no tenemos aguas cristalinas  por esas zonas.

El portal sur de Corrientes.

La caída de la tarde mostraba a nuestras espaldas, en el regreso, unos relámpagos atemorizantes e intensificación de viento sur/sudoeste que, como dice el saber popular, suele significar “agua como peste”.

Tras las reconfortantes duchas y la comodidad que ofrece el lodge fuimos invitados a un aperitivo o picada donde, quizás por la temperatura, reinó la cerveza. Posteriormente la cena exquisita que en nuestro caso fue acompañada por un delicioso vino.

El segundo día de pesca.

Tuvimos que deliberar a la mañana siguiente. Había llovido buena parte de la noche, continuaba una molesta llovizna y los arboles alrededor del lodge se sacudían impulsados por Eolo. Caminamos unos metros hasta el río Corriente y notamos que con la diferencia de altura, sobre el río, disminuía la intensidad.

El portal sur de Corrientes.

Con Aquiles, hermano de Ariel nuestro primer guía, a quien reemplazaría en la jornada, decidimos navegar un trecho el río Corriente hacia el sur, lentamente por el caudal, el oleaje, la lluvia y el cambio de temperatura extremo que se dio, donde pasamos a tener entre 6 y 10 grados de máxima.

Contra lo que el pescador puede esperar, en arroyos o riachos chicos comenzamos, aún bajo la lluvia que se mantuvo todo el día, a conseguir pique de doradillos al punto de sacar simultáneamente uno en cada caña. Señuelos y mosca momentáneamente descartados pues resultaba imposible lanzarlos. El viento iba entre 40 y 70 km. por hora.

Entramos a los pozos del día anterior y enseguida tuve la fortuna de conseguir el mejor surubí del día. Un pintado que tomó en trolling un señuelo Alfers (Industria Argentina). Hicimos pasadas repetidamente y cobramos alguno chico y también algún dorado de porte no destacable.

El portal sur de Corrientes.

Teníamos más actividad, lo que ayudó a combatir las condiciones climáticas y mostró las “controversias” de la pesca.

Navegamos y navegamos, como el día anterior, con algo más de suerte. En algún lugar cruzando arroyos y lagunas nos encontramos con la inmensidad del Paraná que a la distancia mostraba inmensas olas, pero entramos en un brazo angosto de unos 100 metros de ancho que con un islote en el medio menguaba la acción del viento y oleaje. La prudencia y atención del guía hizo el resto en un corto trecho donde lo podíamos recorrer a repetición sin correr riesgos.

Tres dorados más de porte significativamente más grandes fueron reducidos y devueltos. No todos fotografiados o filmados pues por entonces, cayendo la tarde, llovía con más intensidad al punto de, pese a los cuidados llegamos a obtener imágenes deformadas por las gotas sobre la lente.

Llegamos tras unos largos 50 minutos de navegación a marcha moderada por riachos internos.

El “Spree Lodge”

En esas heladas y mojadas condiciones, el confort del lodge se magnificó. La amplitud del sector que disponíamos sirvió para convertirlo en un secadero para la ropa mojada. Sucedió que un bolso “comunitario” impermeable con ropa de repuesto, con los vaivenes de la lancha se abriera permitiendo el acceso de agua de lluvia.

El portal sur de Corrientes.

Como estuvimos listos tarde, suspendimos el aperitivo previo aviso. Ariel y Karina Charles, los propietarios, junto a su atenta hija tenían todo listo para nuestra cena y nuevamente Ariel nos acompañó en la misma donde mantuvimos agradables conversaciones entre vino, cocina de primera y más vino. Y postre del lugar.

Agotados nos fuimos a dormir para amanecer descansados y tras los habituales completos desayunos emprender el regreso a Buenos Aires, distante 580 km. según odómetro del auto.

El portal sur de Corrientes.

Vale aclarar que además de agradecer a esta familia su excelente predisposición y atención, quedamos en volver a realizar otro artículo para buscar la especialidad que debe tener el lodge: La pesca con mosca y quizás con señuelos sin hacer uso del trolling. Espero poder volver con otra nota sobre estas modalidades.

También que el lodge tiene un sector para atadores de moscas con materiales variados, tienen moscas para el cliente que no tenga su provisión y otro donde hay una cantidad de equipos variados listos para las distintas modalidades.

El lodge tiene  lo necesario como para que Ud. no necesite salir de él, pero si dispone de tiempo, le sugiero visite la ciudad, no es grande pero tiene muchos atractivos, calles con un encanto especial y gente sumamente amable.

Los prestadores de servicios

SPREE LODGE – Ruta nacional 12 Km. 682, CP 3186 Esquina (El portal sur de Corrientes), Provincia de Corrientes. República Argentina. www.spreelodge.com –  Info@spreelodge.comInfo.spreelodge@gmail.com  Ariel Charles: +54 9 (3777) 597054, Karina Charles: + 54 9 (3777) 393673.

By | 2018-09-21T20:06:45+00:00 septiembre 21st, 2018|Lugares de pesca, Revista|0 Comments

About the Author:

Antiguo socio activo de la Asociación Argentina de Pesca con Mosca, socio fundador de la Asociación Argentina de Pesca con Señuelos y difusor de las actividades de ambas asociaciones. Instructor. Periodista que desarrolla su trabajo en 6 medios con continuidad y 3 mas en la medida de sus posibilidades de tiempos en la actualidad. Cinco escritos distintos para Argentina, Chile y Uruguay; en un programa de radio que se emite 5 veces por semana y también en un programa de TV semanal. En España en ElVeril.com y la Revista El Andarríos.

Leave A Comment

Esta es una tienda de demostración para realizar pruebas — no se completará ningún pedido. Descartar