La otra cara del Narcea

La otra cara del Narcea

Cuando hablamos del rio Narcea, a todos se nos vienen a la cabeza salmones y reos, quien no conocem cotos emblemáticos como Arenas o la LLonga, por citar dos, , zonas como el Desastre , Puente Quinzanas o la Defensa. Pero, ¿es que no hay nada más en este rio? Por desgracia si, “olvido”.

La otra cara del Narcea

Por M.S.Otero. 12/05/2015

La otra cara del Narcea

Desde hace muchos años el único pez que hay en Asturias es el Salmón. Y en las zonas donde se puede pescar este pez, mejor dicho donde se puede matar este pez, ya que hay tramos que aunque son salmoneros no esta permitida su pesca, van dirigidos todos los recursos. Hacia este pez y a estas zonas de captura, van encaminados la casi totalidad de los esfuerzos, acertados o equivocados, de la administración y de la mayor parte de las asociaciones de pescadores pero ¿y el resto del rio?

La zona media del Narcea

Lo que podemos considerar como la zona media, va desde el Embalse de Calabazos hasta Cangas del Narcea, tiene una longitud de unos cuarenta kilómetros. En este recorrido es donde recibe el mayor aporte de caudal de ríos como el Tuña, Arganza, Gera, Onon etc.

 

 

Además del mencionado Embalse de Calabazos, el río tiene otros dos frenos en su trayecto. Uno en Soto de la Barca, a la altura de la central térmica, para recoger el agua de refrigeración de la central y otro en Pilotuerto para producción eléctrica. Este último digno de mención ya que las turbinas, no se encuentran en las compuertas, si no, que están situadas en el Pueblo de Posada comunicadas por un túnel, lo que hace que en un tramo de más de un kilómetro, entre las compuertas y la desembocadura del Rio Gera, el caudal de agua en muchas ocasiones sea menos que escaso.

La otra cara del Narcea

No existe ningún vedado, coto, tramo libre sin muerte hasta La villa de Cangas, salvo una restricción en la margen derecha del embalse de Pilotuerto que no se puede pescar hasta el 16 de Junio (para que críen los patitos), por supuesto hay una población estable de cormoranes y como en toda Asturias la vigilancia es nula, así que cada uno hace lo que le viene en gana. Tampoco se libra de la contaminación, en especial de la que viene del rio de Gera en donde está situada una explotación Minera y en la parte alta de este rio tiene una gran presencia ganadera.

A pesar de todo el rio sigue teniendo peces, difíciles y resabiados, de esos con los que disfrutamos a los que nos gusta pescar, como sobreviven, la verdad es que no lo sé.

En todos estos kilómetros, los accesos son más o menos fáciles, ya que la carretera transcurre paralela al cauce, y desde cualquier aparcadero seguro que hay un sendero para bajar a pie de rio. Otro tema es pescar, si el rio va alto será casi imposible ir por el agua ya que el caudal es importante y el cauce va encallejonado debido sobre todo a las escombreras que se formaron cuando se hizo la carretera y que a día de hoy están cubiertas de maleza ideal para acabar con el vadeador más resistente. Cuando baja el caudal la cosa cambia y aunque encontraremos pasos complicados debido a los accidentes del terreno, grandes pozos, peñas etc., con un poco de esfuerzo podremos salvar la mayoría de ellos.

La otra cara del Narcea

Se puede practicar cualquier modalidad. Además de las zonas embalsadas, donde prima la pesca a fondo, se alternan tablas, corrientes y pozos, de varios metros de profundidad donde se esconden esos ejemplares que todos queremos capturar, pero que no suelen dar oportunidad más que ocasionalmente.

La pesca en este Narcea

Si tuviera que recomendar una zona de pesca yo tengo dos favoritas (y alguna secreta).

La primera , desde la cabecera del embalse de Pilotuerto hasta la desembocadura del rio Arganza, esta zona tiene un par de accesos cómodos, uno desde detrás del túnel que hay nada más pasar el pueblo de Pilotuerto (la antigua carretera). Y otra desde el puente de Villanueva, es una zona que a pesar de estar muy pescada, sobre todo a principio de temporada, siempre depara sorpresas y no es difícil encontrarse con buenos peces que remontan desde el embalse .

La segunda es el Tramo libre sin muerte de Cangas del Narcea.

A pesar del furtivo profesional que con nombre y apellidos campa a sus anchas a plena luz del día o de las farolas si es de noche, eso sí, con el beneplácito de la afición.

De los furtivos “ocasionales” que bajan a echar unos boyazos a la hora de la mosca y que tiene que ser allí por c… y mira que hay rio.

De los furtivos, que echan por el lado de arriba del puente del Corral (límite superior del TLSM) y dejan bajar el cebo 50m más abajo.

De los furtivos que pasan la red para sacar para una merienda.

De la Guardería, que pasa y pasa. De la Guardia Civil que también pasa menos de lo que podría pasar, y que aun así pasa. Y de los cormoranes, nutrias, vertidos etc..etc….

Si pongo tantas veces la palabra ”FURTIVO”, es porque lo son, lo mismo el güaje que va a intentar llevarse una trucha como el que quiere llevarse un ciento.

La otra cara del Narcea

El futuro de este tramo del Narcea

¿Cómo es el futuro de este tramo olvidado del Narcéa?

Sigue teniendo truchas, es cierto que está bajando la población, pero así y todo depara jornadas muy entretenidas. Sobre todo cuando la gente va abandonando. Esos días de septiembre, con el rio bajo, pescando despacio, casi a vista, que es cuando se sabe los peces que hay, nadie piense en grandes pescatas ni en tamaños espectaculares, que haberlas haylas, pero si siguen ahí es por algo.

Mi pregunta es ¿por qué no se hace nada por estos ríos?. Si en las condiciones que están son capaces de seguir manteniendo una población más o menos estable de peces que no tendrían con algo de control y ayuda.

Si las consejerías no son capaces, por lo que sea, de gestionar estos recursos ¿por qué no se intenta otro tipo de gestión?. Dejar un tramo de rio a cada sociedad de pescadores; para que, dentro de un control por parte de la administración, gestionen cotos, cupos, posibles repoblaciones, vigilancia, y ver qué pasa.

Está claro que así no vamos a ningún lado lo que se está haciendo no sirve, y lo saben.

By | 2017-11-22T18:33:08+00:00 mayo 12th, 2015|Lugares de pesca, Revista "El Andarríos"|0 Comments

About the Author:

Casi todos mis amigos conocen por el apellido, “Otero”. Nací y vivo en Asturias. Llevo pisando ríos desde muy güaje, hoy tengo cincuenta años y creo que mi primera trucha la saque con sólo cinco o seis. Pasé por todas las modalidades tradicionales, cebo, cucharilla etc. Desde hace unos años sólo practico la pesca con cola de rata, modalidad esta que me apasiona cada día más. Espero que os gusten estas pequeñas divagaciones que iré publicando. Sé que habrá cosas con las que no estaréis de acuerdo, desde luego, no tengo la más mínima intención de molestar a nadie, estas son sólo mis opiniones y vivencias en este mundo de la pesca. Que os sirvan para pasar un rato, sin más complicaciones…

Leave A Comment

Esta es una tienda de demostración para realizar pruebas — no se completará ningún pedido. Descartar