Truchas en invierno

Truchas en invierno

Las truchas son y serán el pez más bonito que podamos pescar, este artículo os mostrará las mejores técnicas para seguir pescándolas en la larga temporada invernal

Comunes y arcoiris, pesca en intensivos

La pesca de truchas, siempre tan presente durante todo el año, es el mayor aliciente para todos los que pescamos a mosca. Durante la temporada procuramos disfrutar de los cotos que más nos interesa y de nuestra afición, la pesca.

No cabe ninguna duda que junto al rey salmón las truchas son, y serán, los peces más bonitos que podamos pescar. Este artículo os mostrará las mejores técnicas para seguir pescándolas en la larga temporada invernal. Esta época es la más interesante para probar nuestras moscas y seguir investigando, seguir montando y disfrutar de nuestras truchas invernales. Es el momento en el que llega la pesca a los cotos intensivos.

Una pesca diferente

Las jornadas invernales son diferentes y bastante atractivas. Estas jornadas nos darán las mejores circunstancias para experimentar con nuestros extremers, ninfas atractoras y moscas de todos los modelos y colores. Durante esta época debemos ser, ante todo, pacientes y muy constantes. Si durante tiempo habéis estado montando cada salida de pesca será un universo de moscas, colores y artificiales que podemos utilizar, siempre con el criterio que nos marquen las circunstancias.

La pesca en invierno es así, soportar brisas frías, días nublados eternos pero que, por encima de todo, nos hacen pescar a las truchas en las condiciones más difíciles durante todo el año, así que vuestra tenacidad y constancia es vuestro mayor aliado, así que… adelante.

La trucha, un pez principalmente caprichoso

El carácter tenaz, selectivo y muy caprichoso a veces de la trucha es su mayor atractivo. La trucha es astuta, lista como la que más y, sobre todo, selectiva, a veces en demasía. Son incontables las jornadas en las que obtengáis picadas tan sutiles que a veces os llegarán a desesperar, sin embargo, cuando deis con los tonos, tamaños y acciones adecuadas, todo será mas sencillo.

A veces no pensamos que no siempre es una cuestión de que color, que tamaño, o porque no nos pican, en esta pesca es tan importante el artificial como los ritmos de recuperación, por tanto, debemos de analizar y estar en todo. ¿Por qué? Sencillo, porque un simple detalle puede hacer que nuestras jornadas sean inolvidables.

Truchas de invierno

Equipos que vamos a necesitar

No cabe duda que el material que utilicemos debe de reunir un mínimo de prestaciones o debemos de adaptarlo a cada salida de pesca. En esta época siempre es importante tener en cuenta que el viento frío y, a veces, racheado siempre estará presente.

Por tanto, os aconsejo cañas de acción rápida de 9 ó 10 pies en acción de punta.

Carretes ligeros con frenos de disco y para acciones del 5.

En lo que se refiere a las lineas, debemos de cubrir varias capas de agua. Así que una buena elección serían desde lineas flotantes descentradas, pasando por las de grado 2 y 3 hundidas, hasta las teny para pescar en capas en el fondo.

Por tanto es muy práctico llevar todo listo en el chaleco, o bien algo que es muy interesante, llevar los equipos ya montados, de forma que podremos cambiar de caña según necesitemos, así cubriremos toda la capa de agua posible.

Aunque siendo algo muy personal, debemos de prestar mucha atención a nuestra indumentaria. El protegernos debidamente contra el frio es primordial: ropa térmica, desde pantalones térmicos de calidad hasta cortavientos en condiciones son meramente imprescindibles. Pescar desde la orilla o hacerlo con vadeador es opcional, pero dependerá del lugar, yo personalmente recomiendo vadeadores térmicos transpirables, más ligeros y cómodos, pero en el mercado hay una amplia gama de productos, una para cada pescador.

truchas_6

Con respecto a los bajos de linea, dependerá del artificial y técnica, por lo tanto mínimo 9 pies, y nunca con una punta inferior al 0,14 cuando pesquemos con extremer, 0,12 cuando lo hagamos con seca y 0,16 cuando pesquemos con moscas sumergidas.

Seleccionar las moscas es uno de los pasos más importantes que pascarán tu jornada de pesca. Por ello, al elegírlas, tendremos que pensar como si fuéramos truchas, esto puede ser muy fácil decirlo pero debemos de pensar primero en las circunstancias y luego anudar una u otra mosca. Este es el caso de que montéis moscas, si no, la cogéis de la caja de material de pesca.

El principal inconveniente de esta técnica es que pocas veces las veremos romper en superficie y el 90% de las veces las pescaremos con moscas sumergidas. Solamente en días en los que las temperaturas suban un poco nos darán pistas y romperán en superficie.

truchas_3

Cuando pesquéis truchas en invierno debéis seguir tres reglas fundamentales: analizar el tiempo, experimentar con los ritmos de recuperación y, sobre todo, insistir en las zonas que más confianza os den.

En lo que se refiere a artificiales, es importante tener en cuenta que hay que contar con moscas de calidad, modelos atractivos y, sobre todo, llevar de todo, por mi experiencia. En cotos intensivos siempre centro mi estrategia de pesca en tres tipos de moscas:

  • Extremer, aunque en nuestro país no tenemos mucha tradición pescando con ellos, sabiéndolos usar nos darán el 90% de los peces, bobis muy útiles cuando se encuentran suspendidas y cogen las moscas a la caída y ninfas tanto atractoras como pesadas para pescar en el fondo.
  • Dentro de este amplio abanico jamás olvidéis un buen surtido de secas, principalmente de quironómidos y dípteros puesto que aunque suelen darse pocas eclosiones, cuando rompan en la superficie son las mejores.
  • Una sacadera siempre es útil yo siempre llevo una ligera de las que se cuelgan en la argolla del chaleco, muy útil porque estas truchas suelen revolverse bastante y así aseguraremos los peces.

Ritmos de recuperación

He querido dedicar un apartado aparte porque es una cuestión muy importante cuando pescamos truchas en invierno.

Usando la lógica, debemos de pensar que casi siempre nos encontraremos a los peces en una actitud bastante pasiva, debemos de buscar los momentos de actividad y aprovecharlos. Debo deciros que hay factores que tenemos que saber para convertir nuestras jornadas en momentos inolvidables.

En cada jornada deberás analizar tres cosas, cuando sale y pega el sol, de dónde nos sopla el viento y, muy importante, si nos pican cuando recogemos lento o rápido.

Cuando salga el sol, verás mucho mejor a los peces, así que podremos pescar más rápido. El aire es importante, si la brisa es ligera, deberás pescar suspendido aunque si el aire es racheado, deberás hacerlo maá cerca del fondo y experimentar intercalando ritmos de recogida continuos con paradas intercalando ritmos y experimentar todo cuanto podáis.

truchas_4

Las recogidas más comunes que podréis utilizas son:

Recogida continua, es la que más utilizamos cuando el tiempo sea estable, quiero decir, con sol. Tenéis que mantener siempre la caña apoyada sobre el dedo índice y en una posición en la que la punta baja os dé la suficiente tensión. Recoger haciendo pequeñas paraditas y probar intercalando pausas leves con tensiones continuas.

Otra recogida muy útil es la recogida a dos manos, probablemente poco practicada por muchos, esta técnica es muy útil cuando las truchas se encuentran pegadas al fondo y muy pasivas, yo la utilizo cuando las picadas son sumamente leves. Debéis de colocaros la caña en la axila y dirigir la punta de la caña hacia donde hayais proyectado, la recogida a dos manos tiene como ventaja incrementar mucho los ritmos, yo utilizo tres tipos.

Recogida continua y muy rápida. Recoger a tirones muy continuos hasta que encontréis un ritmo atractivo y muy eléctrico, mortal, las saca de quicio.

Recogida a pausas. Combinar la recogida rápida con pausas, esta técnica lleva tiempo controlarla, las pausas son para convencerlas cuando solamente siguen el artificial, es importante sobre todo procurar siempre mantener la tensión.

Recogida con paradas. Poco extendida, es una técnica muy indicada en momentos de muy poca actividad.

Se trata de arrastrar la línea y dejarla posada en el fondo, esperar contando mentalmente cuanto queramos, dependiendo de nuestra paciencia. Aunque pensemos que la mosca no este pescando, es una técnica que mueve sobre todo a grandes truchas que se quedan en el fondo. Es muy útil para pescar con líneas completamente hundidas o cabezas lanzadoras. Una técnica fantástica para pescar con los famosos bobbys, su principal ventaja es que mantenemos el artificial suspendido, lo moveremos a pausas largas y movimientos muy lentos. Técnica que mueve a truchas de gran tamaño.

Truchas de invierno

Truchas de invierno

Zonas, lugares y sitios ideales

Todas estas técnicas son perfectamente válidas para cualquier intensivo tanto en ríos como embalses, sólo hay que tomarse tiempo en experimentar en nuestros lugares favoritos.

Que duda cabe que lleva tiempo encontrar las zonas calientes para pescar truchas, pero os recomiendo pescar en ríos de corrientes lentas y embalses con aguas bastante limpias, también podremos pescarlas en aguas más tomadas, en lagunas acotadas también nos irán bien estas técnicas. En fin, toda nuestra geografía esta llena de cotos intensivos y lugares en los que debemos de pescarlas y que os harán disfrutar de estas truchas.

El pescador de truchas de invierno

Para despedir este artículo me gustaría hablaros de como debéis de afrontar esta pesca. La verdad es que requiere ser muy constante, debéis de adaptar vuestra actitud al entorno, el día y la circunstancia. No tiene nada que ver pescar truchas con perdigones en corriente, ni presentarles una ninfa a pez visto, esta pesca requiere ante todo mucha concentración, aquí la suerte no es nuestra aliada. La mayoría de las veces tendremos que insistir mucho al igual que experimentar mucho con los ritmos de recogida.

Sin embargo, es el precio que debemos de pagar para seguir disfrutando de ellas. También hay que tener en cuenta que es tremendamente satisfactorio pescar truchas en condiciones tan exigentes, ese es el aliciente de la pesca de truchas invernales. Para conseguir hacerse con ellas con esta técnica sólo debéis de dedicarle tiempo. Cuando lo controléis, simplemente nos queda disfrutar de ellas, que es la guijnda del pastel. Pero no se os olvide: ¡Importante! Devolverlas con la misma nobleza que nos ofrecen en las peleas, qué más da que sean comunes o arco iris. Las truchas son y serán la joya de la corona en invierno. Ante todo, debéis recordar que la pesca de la trucha no se acaba en invierno.

Hasta pronto y buena pesca.

Texto: Javier Sánchez Fernández

Fotos: Javier Sánchez Fernández y Mónica Carmona

Guardar

Guardar


About Author

Javier Sanchez Fernandez

Tras un año estupendo en mis salidas de pesca aquí en la zona centro en Madrid este año me he decidido a haceros llegar algunos artículos a traves de ElAndarrios/ElVeril. Aunque pesco todas las especies, tengo que reconocer que desde hace un par de años me he dedicado a perfeccionar mi técnica con las carpas he intentar seleccionar las mas grandes, y pescarlas con la que es para mi la técnica mas bonita que existe para pescar cualquier especie, la mosca seca.

Write a Comment

Only registered users can comment.