Flotada en el Limay con Daniel Johansen

Flotada en el Limay con Daniel Johansen

El Limay, sin duda, es un río muy atractivo para pescarlo con mosca en una flotada organizada. Adecuado para pescas de pocas horas, de día completo o de varias jornadas con guías y pilcheros en expediciones perfectamente estudiadas. El Limay es cercano en sus primeros tramos, a la reconocida ciudad de San Carlos de Bariloche, tiene el clásico acceso a metros de su nacimiento en el lago Nahuel Huapi, lugar muy utilizado que congrega muchos guías y embarcaciones apropiadas para estas flotadas. A veces el Limay cuenta con cierta congestión de embarcaciones y en ese caso, gana la primera que pasa; luego de otras, las truchas pueden estar alerta.

Existen, a medida que el Limay transcurre, muchos lugares donde ingresar una balsa al río y también alternativas para retirarla del mismo. Es esta una buena opción. Teníamos programada una salida de pesca en el Limay con alguien muy conocido de El Veril y El Andarríos, me refiero a Daniel Johansen de Bariloche Outfitters.

La mañana del 24 de noviembre, me encontré con Daniel Johansen en su casa de Bariloche y con todo organizado partimos hacia Villa Llanquín, lugar al que se cruza este magnífico río Limay, desde la margen provincial de Neuquén a la de Río Negro a través de la balsa Maroma, un servicio gratuito.

En la Villa, a orillas del río Limay, nos encontramos con Julio, uno de los buenos guías con que cuenta Daniel Johansen para llevar a cabo la atención a toda su amplia cartera de clientes.

El Limay con Bariloche Outfitters

El Limay con Bariloche Outfitters

El embarque en el cataraft

El Cataraft estaba listo. Por nuestra parte seleccionamos los elementos a llevar comenzando por la conservadora con alimentos y bebidas, no demasiado abrigo pues el día se presentaba con buen clima y concluimos con algo de lo principal, los equipos de pesca.

Había flotado anteriormente el Limay y pese a que conocía que por esa fecha las aguas venían muy altas y limpias, me impresionó la velocidad que traían y por supuesto su altura.

El Limay con Bariloche Outfitters

El Limay con Bariloche Outfitters

Depende como se mire lo de la altura puede ser una ventaja o una desventaja.

A muy poco de salir con un zonker enviado por la Sage XP # 8 con línea Cortland Quick descent de 225 grains y un líder de 7 pies terminado en 0X (por las dudas, ya que siempre está latente la posibilidad de una trucha verdaderamente grande) tuve la suerte y precisión de poner la mosca justo en el lugar que Julio me indicó y conseguí mi primer trucha.

El guía con un ancla efectiva para la fuerte correntada detuvo la embarcación en un sitio que consideró muy adecuado y sugirió lances a dos determinados puntos. Mientras Daniel Johansen conseguía capturas con un equipo más sutil, por mi parte me dedicaba a buscar truchas marrones. Llegando a las profundidades del río Limay, y a los rincones a veces poco accesibles de este río donde el lanzamiento largo y la precisión hacen alguna diferencia.

En eso estaba cuando tuve un pique violento, que arqueó mi caña # 8 como si hubiera picado un dorado. El guía avisó de inmediato que debía frenar la buena trucha pues si le daba dos o tres metros de corrida entraría en una corriente y desnivel que complicaría su captura.

Me alegré de tener un tipett 0 X y la aguanté sin cederle, la caña se doblaba desmedidamente y los cabezazos y carreras eran bien marcados por la puntera; y no solamente la puntera sino buena parte de la caña, pese a ser de acción rápida.

El Limay con Bariloche Outfitters

El Limay con Bariloche Outfitters

En el momento pensaba “¡¡¡que manera de comenzar a pescar!!!” y me concentré en aguantarla hasta que se fuera cansando para poder reducirla pero esto no pasó, en un determinado momento consiguió desprenderse de la mosca y me dejó con las ganas.

Insistiendo con las truchas

Insistimos en el lugar, pues Julio, tal como había anunciado de entrada tenía fe que allí obtendríamos pique de alguna grande. Hubo otro, consecuente clavada, tironeo y nuevo desprendimiento.

Después de varios lances mas dimos por agotado el lugar y continuamos en deriva controlada, casteando hacia un lado y otro. Los streamers grandes, en mi caso, fueron de uso permanente mientras Daniel, como dije, con un equipo de mayor sutileza, adecuaba el tamaño de éstos al mismo.

Continuamos con capturas en lugares de mucha belleza. Una Matona que finalmente me obsequió el guía fue muy productiva.

Nos anclamos en parte, a arbolitos o arbustos de las orillas anegadas. Estos lugares permiten pescar sobre angostas correderas que se producen en sitios de rebalse por un lado, cosa que Daniel explotó al máximo, y por otra parte lanzar hacia las correderas y pozones más cercanos al centro del río.

El Limay con Bariloche Outfitters

El Limay con Bariloche Outfitters

En dichas condiciones se potencia la pesca y las capturas se amplían.

Fue un rato de pique intenso que coincidió con un sector más abierto donde el viento se magnificó. Sobre todo en estas condiciones cabe la recomendación del uso de anteojos pues Eolo a veces descontrola las líneas y alguna mosca puede terminar en nuestra anatomía. En este caso una pinchó mi cara produciéndome un corto sangrado. No fue casi nada prácticamente, pero si hubiera sido en un ojo sin la protección de anteojos… Esto es algo que no me canso de explicar, fundamentalmente a la gente que toma aprendizaje de pesca con mosca conmigo.

Reponiendo energías

Consumimos parte de la vianda y tomamos café para reponer energías, tras lo cual continuamos río abajo. Preciosos paisajes del río Limay a los que se suman capturas hacen un deleite para los sentidos. ¿Alguien dijo que la pesca y el turismo no son maravillosos?

En algún momento Daniel comenzó a utilizar ninfas, especialmente stonflyes con buenas respuestas.

El Limay con Bariloche Outfitters

El Limay con Bariloche Outfitters

El control de la embarcación por parte del guía, pese a la velocidad de aguas, resultaba sencillamente asombroso y las conversaciones con Daniel y relatos de experiencias de trabajo vividas en las organizaciones de flotadas y campamentos, un gran atractivo para quien, como en mi caso, las escuchaba. Un plus…

Tanto Julio como Daniel me comentaban los lugares del Limay por los que pasábamos y también el primero de ellos daba su conformidad cuando en lances muy exigidos conseguía, por mi parte, poner la mosca en el lugar indicado o mejor dicho a veces indicado, y en otras no era necesario indicación alguna, pues los lances iban dirigidos a lugares que coincidían con lo que el guía iba previendo sería un sitio clave.

Daniel Johansen, con una autonomía total, debido al conocimiento de años de ese y muchísimos ríos más, no necesitaba se le dijera nada, hacia lo suyo sin mayores comentarios demostrando su efectividad.

La jornada avanzaba junto a los piques y capturas en forma muy agradable. Lo único que podía molestar en parte, era sin duda el viento, pero eso es algo que tenemos que aceptar y no podemos hacer nada contra las manifestaciones eólicas en la naturaleza.

El Limay con Bariloche Outfitters

El Limay con Bariloche Outfitters

Continuamos nuestra flotada por paisajes preciosos del Limay, casteando aquí y allá en una sucesión interminable de lanzamientos. Los sauces, pozones y demás accidentes aparecían unos tras otros y la actividad no frenaba. Tuve un rato de cansancio donde espaciaba los lances y a la vez mejoraba la precisión que ya había sido valorada.

En algunos sectores del río la premisa era lanzar bien pegado a la orilla, casi rozando las piedras exteriores y hacer entrar de inmediato la mosca al agua buscando una gran trucha.

Un gran plan de pesca

Un verdadero placer y un programa para recomendar. Mientras lo hacía soñaba con una expedición y, porque no, en volver a Chile y pescar con Daniel en uno de sus sitios que tanto conozco de 20 años de viajar a ese país en función de pesca y 35 de recorrerlo turisticamente.

El Limay con Bariloche Outfitters

El Limay con Bariloche Outfitters

La camioneta llegó temprano al lugar donde finalizamos la balseada. El guía se ocupó de todo y minutos después estábamos rumbo a Villa Llanquin en primera instancia, luego a Bariloche con Daniel y finalmente a mi destino en las cabañas Verdesol a casi 20 km. del centro, en un sector muy tranquilo y adecuado para otras excursiones de pesca.

Por el camino y durante el día pude apreciar Cipreses, Coihues, Radales, Ñires, Notros, Arrayanes, Araucarias, Maitenes, y Retamos entre otras especies arbóreas, todo en un conjunto donde se aprecian flores como las Mutisias, Reinas Moras, Anémonas, Estrellitas, Cebollines de la las Nieves que son contemplados también por los Cóndores Andinos, Jotes Cabeza Negra, Águilas Moras, Halcones Colorados, Carpinteros de diferentes tipos, Picaflores, Calandrias, Cabecitas Negra, Zorzales Patagónicos, Churrines Andinos, Cauquenes, Bandurrias, Garzas, Cisnes, gran variedad de patos y un sinnúmero de aves de la zona. Y una curiosidad, que he visto más de una vez tras los ventanales de las cabañas Verdesol durante años: apreciar al Diucón, un pájaro chico que tiene la particularidad de dejarse deslizar, como los niños en un tobogán, pero por los parabrisas de los autos.

El Limay con Bariloche Outfitters

El Limay con Bariloche Outfitters

Aunque es muy conocido en el exterior, cabe decir que Bariloche es una de las ciudades más pobladas de la provincia de Río Negro y unos de los centros turísticos y yo me animaría a afirmar que también de pesca en la República Argentina.

La ciudad cuenta con una amplia diversidad de servicios, extendida a las cuatro estaciones, y una experiencia turística de ocho décadas, sostenida en una importante infraestructura de hoteles de todas las categorías, cabañas, bungalows y residenciales, calculando anualmente un movimiento cercano al millón de turistas que visitan la ciudad. Se ofrecen en la Capital de los Lagos Patagónicos ambientes modernos y cálidos, típicas hosterías de montaña y una alta y diversificada gastronomía adecuada a toda alternativa. Sin duda un lugar privilegiado.

Les dejo un video reportaje a Daniel Johansen donde están incluidas tomas de paisajes y pescas:

Servicios

BARILOCHE OUFITTERS DE DANIEL JOHANSEN
Flotadas diarias y expediciones de dos o varios días en Bariloche, Patagonia norte de Argentina y Patagonia norte de Chile.
Web: www.barilocheoufitters.com
E-mail: danjohan@bariloche.com.ar
Teléfono: 54-2944-430115
Domicilio: Güemes 652 1º B Bariloche, Río Negro, Argentina

Para mayores detalles el lector puede observar sus servicios que constan en este medio bajo el siguiente enlace:

Daniel Johansen cuenta con prestaciones adicionales en todos sus lugares de pesca. Se lo puede consultar. Por mi parte, les dejo el dato del lugar donde siempre me alojo cómodamente en cada viaje a Bariloche

CABAÑAS VERDESOL BARILOCHE

De Miguel y Adriana Vanadía. Circuito Chico Km. 19,8 Bariloche, Río Negro, Argentina. Teléfono 54-294-447-7021, www.verdesolbariloche.com.ar – verdesolbariloche@yahoo.com.ar

Hasta la próxima nota deseando buenas pescas.
jclopezbasavilbaso@gmail.com


About Author

Jorge López Basavilbaso

Antiguo socio activo de la Asociación Argentina de Pesca con Mosca, socio fundador de la Asociación Argentina de Pesca con Señuelos y difusor de las actividades de ambas asociaciones. Instructor. Periodista que desarrolla su trabajo en 6 medios con continuidad y 3 mas en la medida de sus posibilidades de tiempos en la actualidad. Cinco escritos distintos para Argentina, Chile y Uruguay; en un programa de radio que se emite 5 veces por semana y también en un programa de TV semanal. En España en ElVeril.com y la Revista El Andarríos.

Write a Comment

Only registered users can comment.