Segunda Jornada en Piracuá

///Segunda Jornada en Piracuá

Segunda Jornada en Piracuá

Como excelente pescador mosquero que es, sumándole que al ser de la zona se la conoce a la perfección, le tenía fe a conseguir respuestas de grandes dorados.

Segunda Jornada en Piracuá

Por Jorge López Basavilbaso – jclopezbasavilbaso@gmail.com

En el desayuno, esta vez cambiamos medialunas por vigilantes con crema pastelera y dulce de membrillo, Marcelo nos indicó que por ser 3 seguiríamos esa mañana en el tracker del día anterior junto a Damián y que buscaríamos dorados grandes a trolling y luego algo de señuelos en bait cast y spinning. Él nos encontraría en el río pues tenía intenciones de buscar él mismo los dorados con mosca y de encontrarlos, a la tarde haríamos una salida combinada con dos lanchas Carolina Stiff para hacer exclusivamente dorados con mosca. Como excelente pescador mosquero que es, sumándole que al ser de la zona se la conoce a la perfección, le tenía fe a conseguir respuestas de grandes dorados.

Como excelente pescador mosquero que es, sumándole que al ser de la zona se la conoce a la perfección, le tenía fe a conseguir respuestas de grandes dorados.

Minutos después navegábamos costeando la isla Laureltí cerca de los arboles caídos y el ramerio costero en pasadas a trolling con señuelos de media agua, sin respuestas. Luego intentamos lances contra las barrancas en lugares con menos riesgo de enganche para los señuelos y también algo de mosca. Pero los dorados no estaban en zonas más abiertas, aptas para señuelos, las que usamos debido a lo intrincado del ramerío en las zonas de pesca con mosca, donde el uso de señuelos significa un enganche en cada lance.

Comprobamos las dificultades para señuelos esa tarde, mosqueando con líneas de flote, evitábamos los enganches cuando conseguíamos tiros perfectos entre las ramas que acompañaban troncos más gruesos de restos arbóreos. Ese era el refugio, en esta oportunidad, para los grandes dorados. Marcelo, Alexis y Titín, este último como guía, habían encontrado buenos dorados.

 

 Los dorados de Santa Fe

 Los dos que podemos apreciar en fotos. Uno a cargo de Alexis y el otro conseguido por Marcelo. Los encontramos en el río y nos comentaron su pesca y las dificultades.

Tanto la mañana como la tarde se mantuvieron sin lluvia, parcialmente nublado y con temperatura agradable.

Al  mediodía

Cuando llegamos a Puerto nos enteramos que Marcelo y Alexis habían tenido que viajar urgente a Florencia y de ahí a Reconquista por el agravamiento en la salud de un familiar y habían dejado instrucciones al guía Ramón para que nos llevara a pescar dorados con mosca con otro tracker provisto de motor eléctrico.

El almuerzo estuvo en base a arroz con pollo a la cacerola y como costumbre del mediodía en nuestro caso optamos por gaseosas para evitar la modorra que puede acompañar al malbec. Además de eso, el cocinero, conociendo que nos habían gustado mucho las milanesas de surubí no invitó con algunas más. Un maestro Peloncho!!!

La salida de la tarde

Partimos con rumbo norte costeando una isla por uno de sus flancos. Nos arrimamos en completo silencio con motor eléctrico y comenzamos los lances en ángulo de 45 grados hacia los palos. En los mejores lugares frenábamos la deriva con el eléctrico y repetíamos los lances, ya que es característico en la zona que los dorados no tomen al primer lanzamiento. A veces atacan por irritación luego de 5 ó 6 o más lances.

Segunda Jornada en Piracuá

Una vez pasado el lugar Daniel, para no molestar, hacía tiros de aproximación evitando la precisión pues con señuelos era enganche seguro. En alguno de ellos fuera de la zona de dorados grandes consiguió algunos de escaso tamaño en Bait cast y alguno en otros sectores salió con mosca, repitiendo tamaño reducido.

DSC03296

Corría la tarde y el gran dorado no aparecía pese a observaciones del guía en cuanto a la precisión conseguida con mosca.

Acercándose la noche, Luciano tuvo un atranque de mosca y pensando haber pinchado ésta en el tallo de un camalote no clavó para evitar un enganche seguro. El guía gritó “lo tenés”, pero el pez, en caso que realmente estuviera, ya había soltado la mosca. En todo caso subió con delicadeza, al estilo de una trucha o un dorado mañoso pues no lo vimos tomar aunque sabernos que los guías tienen la vista más agudizada.

Dejamos descansar unos 5 minutos el lugar mientras casteábamos en otros sitios y volvimos.

Al cuarto lanzamiento, después de dos o tres exclamaciones de “excelente tiro” por parte del guía, mi mosca fue detrás del palo mayor y traccionándola rápidamente para evitar el camalote trasero vi una gran explosión en el agua, justo detrás del palo y antes del camalote.

El dorado de los sueños apareció en superficie y lamentablemente le erró la dentellada a la mosca. Inolvidable. Después de reponer mi temblor de piernas y casi al borde del infarto le pregunté al guía si lo consideraba de unos 8 kg. y respondió que me quedaba bien corto, que seguro andaría por los 10.

DSC03341

Insistimos, insistimos, ya casi sin ver pero no volvió a atacar. Una luna llena, poco conveniente para esta pesca nos iluminó el regreso al Lodge, donde nos esperaba la cena de despedida: Matambrito tiernizado y un asado de vacío que era una manteca reiterando el malbec mientras mirábamos una de las semifinales de la copa América.

Esa noche se hizo tarde. Entre una cosa y otra nos dieron las 2.00 AM y alrededor de las 9.00 estábamos en Florencia, en la oficina de Marcelo Rouvier realizando el reportaje que envié a El Veril / El Andarríos y que recomiendo ver por los conceptos y consejos que él transmite.

Segunda Jornada en Piracuá

De inmediato partimos en la camioneta de Daniel Suigo rumbo a Baradero para trasladar el equipaje a mi auto y desde ahí completar el viaje a Buenos Aires que insume 9 horas desde Florencia por buena ruta hasta la Ciudad de Santa Fe. Al iniciar el viaje una niebla importante se manifestaba y por suerte no duró mucho tiempo.

Segunda Jornada en Piracuá

Cada tanto aparecían pequeñas poblaciones y más espaciadamente ciudades, muy prolijas por lo general, en un marco donde prevalece la agricultura. A ambos lados de la ruta se pueden apreciar paraísos, palmeras, higueras, eucaliptus, ceibos, espinillos, etc. y, en consecuencia, diferentes tipo de aves bordeando un interminable horizonte de pasturas verdes.

El conjunto hace que no se torne el viaje en aburrido visualmente como puede suceder transitando algunas rutas más desérticas en todo sentido. Desde Santa Fe hay dos autopistas hasta Buenos Aires.

Continua en “Recomendaciones, datos y aclaraciones en Piracuá Lodge”

Piracuá Lodge

Puerto Piracuá, Florencia, Santa Fe, Argentina cel. 54 9 348 264-2637 // 54 9 348 230-4068 – Fijo: 54-3482-491010

www.piracualodge.com.ar

marcelorouvier@arnet.com.ar

Facebook = Marcelo: Marcelo Rouvier // Alexis: Lele Rouvier.

By | 2017-11-22T18:13:27+00:00 julio 21st, 2015|Lugares de pesca, Revista "El Andarríos"|0 Comments

About the Author:

Antiguo socio activo de la Asociación Argentina de Pesca con Mosca, socio fundador de la Asociación Argentina de Pesca con Señuelos y difusor de las actividades de ambas asociaciones. Instructor. Periodista que desarrolla su trabajo en 6 medios con continuidad y 3 mas en la medida de sus posibilidades de tiempos en la actualidad. Cinco escritos distintos para Argentina, Chile y Uruguay; en un programa de radio que se emite 5 veces por semana y también en un programa de TV semanal. En España en ElVeril.com y la Revista El Andarríos.

Leave A Comment

Esta es una tienda de demostración para realizar pruebas — no se completará ningún pedido. Descartar