Pescando truchas grandes (I)

///Pescando truchas grandes (I)

Pescando truchas grandes (I)

Pescando truchas grandes (I)

Texto: Carles Vivé y Enedino Villaverde ; Fotografía: Daniel Johansen y Enedino Villaverde

¿Que consideramos truchas grandes?. Antes de entrar en materia hagamos una clasificación que nos sirva de referencia.

Clasificación de las truchas

Mi escala particular clasifica a las truchas en las siguientes clases:

  1. Trucha llavero; dígase de las truchas del año, son esas tan pequeñas que enseñamos a los amigos diciendo, “fíjate que hambre que tenía esta”. Son suicidas que clavamos a veces y que nos sorprenden por lo feroces que pueden ser los alevines. Pongamos que son las que no llegan a 10 cms.
  2. Trucha volandera; son aquellas que salen volando al clavarlas, digamos que son las de menos de 15 cms.
  3. Truchinas: las que ya comienzan a tener la medida pero no llegan a ella, entre 15 y 22 cms. Ante de los compañeros a veces las hacemos puntuar como una trucha, pero no amigo mío, son truchinas.
  4. Trucha de la medida. Como dicen los anglosajones “self-explanatory”; Pues está claro las que son poco más de la medida. Entre 22 y 30 cms.
  5. Trucha “maja”; son las de más de 30 y menos de 45, nos llenan de satisfacción porque realmente son las que mejor saben. Son ya batalladoras, tiran y empiezan a lucir en la foto. A mí personalmente me gustaría que el río estuviera cuajado de estas. Para mí, las más divertidas. Una trucha de 45 cm ya es un buen pez. Por desgracia no son tan comunes como deberían.
  6. Trucha trofeo; las truchas de más de 60 cm son un trofeo. Las hacemos una foto con el móvil y se las estamos mandando rápido a los colegas. Dan estatus a su pescador y los amigos se mueren de envidia. “Tenía que haber acompañado al inútil este para haberla sacado yo, porque está claro que si voy yo donde ha ido este manta yo saco cinco iguales. Si es que tiene una suerte,,,”

Las dos últimas clases se tratan de peces muy buenos y que alegran la vida a cualquier pescador a mosca.

Truchas grandes

Tiene que haber truchas grandes.

Está claro que para pescar truchas grandes, tiene que haber truchas grandes. Tenemos que ir a un sitio donde sepamos que hay truchas grandes o que sospechemos que puede haberlas.

En general, cuales son las condiciones más importantes. Pues bien, sabiendo que las truchas grandes buscan siempre satisfacer las tres necesidades básicas:

  1. Alimentación
  2. Confort
  3. Refugio frente a la meteorología y predadores

Deberemos buscarlas en los lugares que cubran esos requisitos.

Truchas grandes

Alimentación.

[blockquote style=”4″]Las truchas grandes son animales territoriales y competitivos. No van a dejar que ningún congénere les dispute los mejores comederos. [/blockquote]

Y mucho menos los de similar tamaño, salvo en ciertas excepciones. Para localizar truchas grandes debemos de localizar los mejores comederos. Allí estarán las truchas grandes. Las pequeñas quedan desplazadas a los comederos menos eficientes o peligrosos.

¿Cuál es esa excepción?. Pues no sabría explicarlo pero muchas truchas grandes van con un …¿colega?. En muchas ocasiones las truchas grandes van en pareja. Sin más. No se dar la explicación.

Y respecto a la alimentación fijaros si alguna vez tenéis la posibilidad de ver a varias truchas cebándose que la de mayor tamaño tiene siempre la primera posición de los mejores comederos. En una línea de truchas comiendo siempre la primera es la mayor.

Con excepciones claro, pero esas excepciones se deberán a algo que desde nuestra postura bípeda de pescador humano no somos capaces de ver; un giro en la corriente, un desnivel… Hace años un amigo en un río leones lanzo a la ultima pensando en capturar a toda una línea de cinco truchas que se estaban cebando. Pues la última midió casi 60 cms. Ni que decir que el alboroto que montó en la tabla espantó a las demás, y nos quedamos con las ganas de saber si la primera era una pequeña espabilada que la había quitado el sitio, o se trataba de un ejemplar aun mayor.

Truchas grandes

Confort de las truchas grandes.

[blockquote style=”4″]¿Que entendemos por confort?. Pues lo mismo que para nosotros. Tú casa, tu entorno. Un sitio donde descansar cercano al comedor. [/blockquote]

El obtener alimento implica un gasto energético. Las truchas se rigen por principios de economía. No se mueven de su sitio de confort salvo que la ganancia energética sea superior al gasto realizado para obtenerla.

Las truchas grandes suelen buscar, zonas que presentan poca corriente con lo cual realizan poco esfuerzo para mantenerse en ellas y que además estén cerca de la corriente de alimentos. Las cuevas, las zonas de detrás de piedras o cualquier otro elemento que funcione como deflector hidrodinámico. Las zonas lindantes a corrientes principales. Básicamente todos esos lugares donde el esfuerzo, es decir el gasto energético, sea mínimo.

Hay que añadir otro elemento en el confort. La temperatura. No solo es el gasto energético el factor clave para las truchas grandes, sino que además al ser las truchas grandes animales de sangre fría, necesitan una zona cuya profundidad y exposición al sol o al sombra les proporcionen su temperatura ideal de su ambiente (13º/14º).

Truchas grandes

La protección de las truchas grandes.

[blockquote style=”4″]Ser grande tiene ventajas e inconvenientes. En la competición intraespecífica, ser grande es una ventaja.[/blockquote]

1. Los mejores apostaderos
2. Las mejores hembras o machos como parejas reproductivas
3. La mayor capacidad por competir por la comida

Sin embargo en la competencia interespecífica la cosa se pone peor porque los enemigos se multiplican. Además las truchas grandes serán vistas por los depredadores como presas mucho más interesantes, ya que en un solo viaje obtienen muchas calorías, por lo que el gasto que pueden realizar para capturarlas es elevado. El balance esfuerzo/beneficio sale muy rentable.

Las truchas grandes buscarán siempre una zona donde se sientan completamente seguras. Grandes pozas, corrientes profundas, zonas de grandes espumas.

Solo abandonaran estas protecciones en los casos de que necesiten comida o que se deterioren las condiciones de confort (Una riada, calor extremo)

Así que por resumir podemos decir, que lo primero para pescar truchas grandes es saber si en el río o entorno donde vamos a ir, hay truchas grandes. Lo segundo es localizar las mejores zonas de comida, confort y seguridad. Las mejores de estas zonas se las habrán guardado las truchas grandes que compiten con las de menor tamaño para hacerse dueñas de estas.

Truchas grandes

Así que habremos de buscar ante todo un excelente refugio para un animal que puede medir 70 cms. Grandes pozas, corrientes o tablas de gran profundidad, zonas de cuevas…, todos estos sitios ofrecen la primera protección contra sus depredadores naturales.

Además habrán de ser buenas zonas de alimentación o estar cerca de alguna buena zona de alimentación. Una corriente moderada, que lleve como una cinta continúa a las moscas o a las ninfas a las truchas grandes, suele ser el mejor indicio de una buena zona de alimentación. Arboles o praderas desde las que los insectos terrestres o saltamontes caen al agua, zonas de desagüe, zonas cercanas a pastos de ganado, enramadas que están cerca de la superficie…

Y por último deben proporcionarles condiciones de poco gasto energético para su descanso y una temperatura adecuada a su biología.

Truchas grandes

Donde buscarlas en el río

Ya sabemos que el río que vamos a pescar tiene truchas grandes; nos lo ha soplado un colega, lo hemos visto en Internet o lo hemos descubierno nosotros en alguna de nuestras salidas de pesca. Lo tenemos claro, el río donde se pesca tiene una población de de truchas grandes que llegan a tamaños considerables.

Esto es vital, ya que aunque cualquier río por modesto que sea puede esconder un gran trofeo, es más fácil pescarlo si las aguas en cuestión contienen un buen número de estos. En principio todos los grandes ríos y más aún, allí donde la pesca se cuida especialmente prohibiendo dar muerte a los peces capturados, tienen un buen número de truchas de buen tamaño.

Hay que empezar prospectando una zona que nos guste pescar y donde se vislumbre que puede tener buenas piezas. Las zonas mejores son obviamente los pozos, cuando más anchos y profundos mejor, pero cualquier pozo mediano sirve para esconder uno o varios buenos ejemplares.

Las truchas como todos los animales se reparten uniformemente por todo el río, con tres imperativos: disponibilidad de alimento, confort y refugio. Las tablas profundas es decir el agua profunda de un metro a tres metros también cobija muchas truchas grandes, más aún si esta tapizada de ovas y hierbas acuáticas. Por último las corrientes fuertes también tienen grandes ejemplares en sus orillas y sobre todo si estas están bien protegidas por grandes piedras, troncos, orillas inaccesibles o simplemente el muro de una vieja fábrica o el talud de piedra de una carretera.

By | 2017-11-02T13:32:05+00:00 junio 11th, 2015|Revista "El Andarríos", Técnica|0 Comments

About the Author:

La pesca es para mí una pasión que he llevado conmigo desde mi infancia. He pescado todos los ríos de mi región y los conozco todos y cada uno de sus rincones. La pesca a mosca es una modalidad que es la que con diferencia más satisfacciones me ha dado y llevo pescando con esta desde mi juventud. Mi fascinación por el río, los bosques y las montañas me llevó a estudiar y a profesionalizar mi pasión por la naturaleza. Soy técnico forestal y guarda de caza y pesca titulado. Durante muchos años he llevado a muchos pescadores/as a pescar a mosca por todos los ríos de mi extensa región. Es para mí muy gratificante ver como los pescadores que acompaño en las salidas consiguen capturar a las siempre esquivas truchas

Leave A Comment

Esta es una tienda de demostración para realizar pruebas — no se completará ningún pedido. Descartar