Resbalones y caidas. El bastón de vadeo

///Resbalones y caidas. El bastón de vadeo

Resbalones y caidas. El bastón de vadeo

Hace pocos días hablé con Enedino y me comentó que había ido al río Tajo a pescar con la mala fortuna de resbalar y caerse dentro del río. Me explicó con cierto apeno que su esperanzada jornada había terminado inesperadamente por la inoportuna mojadura. Según me dijo quedó mojado como un gato.

Resbalones y caidas. El bastón de vadeo

Carles Vivé. 12/04/2015

Pero hay más. Esta semana pasada, pescando en el Ter, un pescador conocido mío se acercó a la postura que estaba tanteando con la ninfa y antes de cruzar el cauce me exclamó: – ehhh….¿has cruzado por aquí no? -. Sí, sí, pero ten cuidado que resbala!!!. El tipo vadeó con precauciones y al llegar a mi lado y empezar la charla no se que hizo ni como, pero en un zis-zas, se había caído de espaldas y dándose un tremendo golpe en la cadera con una gran piedra. A la media hora había dejado de pescar tiritando de frío y con dolor de espalda en la zona de impacto.

En los dos casos, mi respuesta fue la misma. Después del lo siento de veras, como es normal, la pregunta que siempre hago: ¿no utilizas BASTÓN DE VADEO?. Te contestan que si el salabre ya es un engorro, imagínate el bastón de las narices. Pues hay que llevarlo, les contesto a todos, ya que vale más tener un engorro molesto que tener que aguantar la mojadura e incluso el posible daño de turno.

 

 

El bastón estorba…¡¡¡PERO ES MUY ÚTIL!!!

Yo me he acostumbrado a llevar bastón desde hace varios años y la verdad creo que es un utensilio de lo más útil y recomendable. No solo me ayuda a no resbalarme por nuestros ríos contaminados sino que mi espalda lo agradece y de qué manera. No es lo mismo estar haciendo todo tipo de equilibrios y malabarismos para permanecer a dos patas dentro del cauce que estar en todo momento apoyando parte importante del esfuerzo en un bastón metálico exclusivamente diseñado para este uso. La espalda aunque sea una espalda sana y por tanto sin problemas se resiente de tantas malas posturas y retorcimientos vertebrales varios para aguantar el escaso y difícil equilibrio corporal.

Después, a la hora de subir o bajar posturas, pendientes pronunciadas o vadear ciertos lugares donde cuando caminamos levantamos fango y arena que no nos dejan ver donde pisamos. En fin, que el bastón de vadeo es muy útil e indispensable si queremos evitar caídas, mojaduras, golpes y sobre todo proteger a nuestra columna vertebral, que es la única que tenemos e irremplazable.

¿No utilizamos gafas polarizadas para ver los peces y proteger a nuestros ojos de los dañinos rayos solares?, pues aquí lo mismo. Aunque moleste en los primeros tiempos, uno se acostumbra a este trasto, tanto que al final no se sabe ir al río sin bastón de vadeo. Es una herramienta importante e imprescindible. Como sabréis todos estos bastones son huecos, desmontables y multitramos.

baston de vadeo II

Distintas opciones

Yo empecé comprando uno barato. De los chinos. Y me salió caro, claro. Se desencolaba el mango constantemente pese a aplicarle diversas y carísimas colas, y finalmente se retorcía y quedaba levemente doblado en forma de arco, pero eso era lo de menos. Después compré otro, de una marca mejor, europea para más señas, pero también se retorcía en forma de arco y además para desmontarlo era un coñazo. Cuando pretendía desmontarlo una vez finalizada mi jornada de pesca, el puñetero quedaba atascado por la humedad, el agua y la arenilla que se había acumulado en su interior, haciendo imposible pese a emplear toda mi fuerza, el desmontarlo. Al final tenía que meterlo entero en la parte trasera del coche y dejarlo en el garaje. Al cabo de unos días y no sin tremendos esfuerzos y bastante cabreo con el puñetero bastón, lograba desmontarlo y meterlo en la funda.

De todas formas ya me había acostumbrado a pescar con bastón y eran mayores sus virtudes que sus defectos e inconveniencias. Este pasado año di el último gran paso. Comprarme un bastón de calidad y que se desmontara con facilidad. Y lo compré. Un Simms con extensor. Ha sido un cambio brutal. El bastón en todo momento está enganchado a mi lado gracias al extensor y cuando lo necesito este aparatito de turno le da la cuerda necesaria para llegar a donde necesite.

Para desmontarlo ningún problema, le doy al botón de la parte superior y en un plis plas se desmonta. En todo el tiempo que lo he usado, no se ha doblado un ápice. Este bastón es una pieza bien construida y los enganches entre los cuatro tramos están fabricados a conciencia. Ningún problema. Finalmente, el bastón es regulable, con lo que si lo necesito más alto cuando vadeo lo gradúo a la medida que necesito, mientras que si se trata de volver al coche por un terreno accidentado puedo acortarlo. Su precio no es para nada barato, pero compensa con creces evitando dolores de espalda y sobre todo caídas y mojaduras que acaban arruinando el día de pesca, nuestro día.

bastón de vadeo

Una inversión.

Lo mismo aconsejo desde mi humilde opinión con las botas de vadeo. Cuanto más calidad mejor. Hemos de pensar que dentro de las botas van nuestros pies y que sobre estos se asienta TODO EL PESO DE NUESTRO CUERPO, y por lo tanto nuestra columna vertebrada. Unas botas que se vuelven pesadas al empaparse en demasía por el agua y sobre todo que sujeten mal nuestros tobillos no se las aconsejo a nadie. Como sucede con los zapatos corrientes no hay que mirar demasiado el dinero en el calzado, sino el sentirse cómodo con este y que sea útil para la actividad que realicemos.

Para finalizar y añadir más inri al uso del bastón debo añadir que el único día que prescindí de el por considerar que la zona a pescar era “fácil” y de poca profundidad, acabé cayéndome entero y mojándome desde la gorra a los pies. La jornada acabó de la misma manera que la de Enedino y la del pescador anteriormente citado: precipitadamente con ganas de llegar al coche y sobre todo a casa para darme una oportuna y reconfortante ducha de agua bien caliente.

By | 2017-11-22T18:48:36+00:00 abril 21st, 2015|Revista "El Andarríos", Técnica|0 Comments

About the Author:

Empresario, pescador y cocinero desde hace 40 años, en su experiencia profesional ha "metido" por medio a la pesca siempre que ha podido. Enamorado del campo y de los ríos, no pierde una oportunidad de pasear por la rivera de cualquier río castellano o de cualquier fogón manchego o asturiano.

Leave A Comment

Esta es una tienda de demostración para realizar pruebas — no se completará ningún pedido. Descartar