Hay que pensar…, ¿dónde ir a pescar? (I)

///Hay que pensar…, ¿dónde ir a pescar? (I)

Hay que pensar…, ¿dónde ir a pescar? (I)

¿Dónde ir a pescar? (I)¿Dónde ir a pescar? Valdepielago

Hay que pensar…¿Dónde ir a pescar?, y hay que pensar mucho donde nos movemos a echar los aparejos. El tiempo siempre es escaso y es muy recomendable tener trazada una estrategia para exprimir el día de pesca. Un tramo puede resultar poco productivo mientras que otro no lejano puede estar dando buenos resultados. El año pasado en Leon pescábamos Valdepielago desde las 9 de la mañana machacando el río. Ni verlas.

Ciertamente el día era uno de esos que parecen incómodos. En principio con buena pinta pero le faltaba algo. Pero claro, ¡¡¡es que es Valdepielago!!!, ¿Cómo vamos a dejarlo sin pescar?; hay que zurrarle hasta el último rincón a ver si sacamos alguna.

Claro está que no hicimos nada, no se movieron, todavía era pronto y el río parece que necesitaba bajar 15 centímetros y tener un grado o dos más de temperatura para que se moviesen.

¿Dónde ir a pescar?El taco, un buen punto de inflexión.

Decidimos ir a la parte baja del Curueño a comernos el taco, por aquello de conocerlo y ver como estaba.

Simplemente esos 4 kilómetros de bajada hicieron que la temperatura del agua y del ambiente subiera lo suficiente para que ellas notasen el cambio.

Un montón de bichos volando y las truchas cebándose. Solo pudimos aprovechar una hora escasa; en la que nos divertimos viendo a las truchas subir a por las moscas que si bien no llenaron el río, sí que lo salpicaron lo suficiente para mover peces.

 Si hubiéramos pensado un poco antes, hubiéramos tenido un buen día. Nos obcecamos con pescar arriba y debimos pensar que es lo que estaba pasando y buscar alternativas mejores. Está claro que en este caso fue fácil resolver el problema, había una buena diferencia de temperatura y era evidente que los peces se movieron por el alimento que si que se había activado en el tramo más bajo del río.

¿Dónde ir a pescar?Si no nos hubiera movido la estupidez y hubiéramos pensado un poco, ante la ausencia de capturas nos habríamos movido a la parte baja del coto, al menos a probar, y nos hubieramos pasado con toda certeza un buen día de pesca…, o no.

En cualquier caso una de las posibles moralejas es que si no hay truchas hay que cambiar los parámetros de la pesca. Llámese la mosca, la técnica o simplemente el sitio. Tratando de hacerlo con la cabeza y analizando la situación.

¡¡¡¡ES QUE PARECEMOS NUEVOS EN ESTO!!!

 

By | 2011-05-10T07:02:49+00:00 mayo 10th, 2011|Revista "El Andarríos", Técnica|0 Comments

About the Author:

Empresario, pescador y cocinero desde hace 40 años, en su experiencia profesional ha "metido" por medio a la pesca siempre que ha podido. Enamorado del campo y de los ríos, no pierde una oportunidad de pasear por la rivera de cualquier río castellano o de cualquier fogón manchego o asturiano.

Leave A Comment

Esta es una tienda de demostración para realizar pruebas — no se completará ningún pedido. Descartar